El eslabón genético sigue vivo

La cadena genética no se ha roto, el CHICHI IZTCUINTLE sigue vivo