Los perros de barro de Colima  NO son Xoloitzcuintles

*Dijo que estas representaciones son llamadas cinomorfas porque tienen formas de perro y “corresponde a una de las razas prehispánicas que, de no ser porque hay referencias históricas no sabríamos de su existencia, puesto que la raza de perritos chaparritos se considera extinta”.

Arrancó el ciclo de conferencias de académicos en el Museo Universitario de Artes Populares “Ma. Teresa Pomar”, con la presencia de Jorge Fernando Zurroza Barrera y su charla “Mitos e historias en los perros colimotes de cerámica prehispánica”.

En su disertación, el académico explicó conceptos generales sobre los mitos que han acompañado a los perros, habló de la historia del hombre, así como de estudios históricos del arte antiguo, específicamente el de los años 100-200 y el 400-500 d.C.

Dijo que estas representaciones son llamadas cinomorfas porque tienen formas de perro y “corresponde a una de las razas prehispánicas que, de no ser porque hay referencias históricas no sabríamos de su existencia, puesto que la raza de perritos chaparritos se considera extinta”.

Reveló que durante su investigación encontró el significado y lo que representaban, así como la elaboración en barro de dichos perritos: “Me di cuenta de que no era tan sencillo conseguir la calidad artística y técnica que poseen estos perritos. Tienen cerca de dos mil años de antigüedad y estaban destinados desde un principio a acompañar al muerto, pues la mayoría estaban en sepulcros.

“Según mi trabajo, son la manifestación más auténtica, más original e inédita de lo que ahora llamamos Colima y que desde tiempos prehispánicos se llamó así, Coliman. Son una aportación directa al mundo”, comentó.

Por último, Fernando Zurroza destacó que estas piezas son hechas con barro cien por ciento de Colima: “Se trata de una tierra que tiene características muy específicas que no se encuentran en otros sitios, lo que permite elaborar este tipo de piezas y no usarla en lozas o platos, pues es muy densa”.