SOBRE LA HISTORIA DEL XOLOITZCUINTLE: DE GUARDIÁN MEXICA A PATRIMONIO DE LA CDMX

Nombran a la raza xoloitzcuintle Patrimonio de la Ciudad de México, por su valor ancestral y endémico de la cultura mexicana.

Se trata de una raza canina que lleva en tierra azteca más de 7,000 años.

Cuando los españoles arribaron al territorio azteca, quedaron maravillados con la riqueza que los rodeaba. Desde hermosas flores hasta exquisita comida, los europeos conocieron la idiosincrasia de una comunidad cuya cultura yacía en la tradición y la espiritualidad.

Aunado a estas dádivas endémicas de México, hubo una criatura que los españoles primeramente confundieron con un caballo enano. Se trataba del xoloitzcuintle, uno de los perros más antiguos del continente americano. Por su origen etimológico, el término xoloitzcuintle quiere decir “perro deforme”. Y es que es su carencia de pelaje y la temprana caída de sus dientes lo que más caracteriza a esta raza.

En la mitología, Xólotl era el dios de la transformación, considerado el hermano gemelo de Quetzalcóatl y representado como un hombre con cabeza de perro. Por este motivo, el xoloitzcuintle era visto como un animal sagrado, un guardián en la vida y la muerte del hombre. Se creía que acompañaba al amo durante su viaje hacia el Mictlán, y por eso se sacrificaba y se le enterraba junto a la tumba del dueño.

Durante le época de la Conquista, los españoles utilizaban al xoloitzcuintle como fuente de alimento. Y al estar tan ligado a la religión indígena, no les faltó excusa para comenzar a erradicar la raza.

El xoloitzcuintle estuvo a punto de extinguirse, y fue enviado a la sierra de Oaxaca y Guerrero para su supervivencia y reproducción. Allí se valió de sus instintos por cientos de años, hasta que volvió a poblar poco a poco las zonas aledañas a principios del siglo XX.

Después de la Revolución Mexicana, personajes como Diego Rivera, Frida Kahlo y Rufino Tamayo, adoptaron al xoloitzcuintle como un símbolo nacional. Se buscaba, a través de diversas expresiones de identidad, recuperar la cultura mexicana que se había disipado en el intento de europeizar al país en el Porfiriato.

En los años 50, la Federación Canófila de México dio a conocer que si no se tomaban medidas, la raza desaparecería por completo. Fue así como dio inicio una expedición con expertos para encontrar xoloitzcuintles en los territorios más remotos de México. Se hallaron 10 puros y de buena salud, y con ellos se revivió la raza.

Tras luchas, la Federación logró finalmente este mes de agosto de 2016 que la raza del xoloitzcuintle fuera reconocida como Patrimonio de la Ciudad de México, e ícono plausible que habla de la identidad y el valor que tiene en la cultura mexicana hoy en día.

Fuente: mxcity.mx